Infografia. Ilustração. Desenho Editorial. Banda Desenhada

Páginas

06 maio 2009

Polémica com o vencedor dos 'Malofiej17'


‘The New York Times’ y ‘NYTimes.com’ han merecido conjuntamente el premio Peter Sullivan / Best of Show en la 17ª edición de los Premios Malofiej de infografía periodística, organizados por el Capítulo Español de la Society for News Design (SND-E). El jurado internacional, reunido en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra del 22 al 25 de marzo, decidió conceder por unanimidad el máximo galardón a la cobertura en papel y online titulada ‘The Ebb and Flow of Movies: Box Office’, que recoge con detalle la recaudación semanal de todas las películas estrenadas en Estados Unidos durante las últimas tres décadas.

‘Ebb and Flow At the Box Office’
Amanda Cox and Lee Byron
‘The New York Times’

Too sexy for its own good?

The graphic ‘Ebb and Flow At the Box Office’ has just won the Malofiej-award as the best graphic produced in the year 2008. Do you agree with the judges on this one?

Myself - I’m not too sure about this kind of ‘visual journalism’. My main gripe with a graphic such as this is - Where is the story? The headline sorts of point to this problem itself: ‘Ebb and Flow at the Box Office’ - sounds a bit like a working title for a dataset, where the journalistic angle is yet to be decided.

At any time I’ll acknowledge the technical execution, the subtleness, the elegance, the massive dataset. But I still have questions for the real usefullness of this graphic. Would it be too rude to call this category ‘Fun with Numbers’? - Or a more polite version: ‘Art with an Infographic Function’.

I’ll concentrate a bit on the visualization technique rather than what the shape and color might resemble. (And actually I do find both the shape and the colors very pretty).

Let me point to some of the details: The smooth lines are certainly a pleasing aesthetic choice - but they are incorrect. When you choose to show something symmetrically you give your readers a hard time deciphering the actual happenings.

Gert K Nielsen in ‘VisualJournalism’


De modas y premios

Se me ocurren pocos ejemplos mejores de infografía guiada por la ideología estetizante que este premio Peter Sullivan. Es un alarde de una frivolidad pasmosa, como afirmé anteriormente, porque en su elaboración se intuyen dos fetichismos: el del código (cuanto más compleja la programación, mejor, aunque no sirva de nada para mejorar la eficacia del gráfico) y el del atractivo visual.

No es extraño que haya despertado entusiasmo en foros especializados: es técnicamente impecable, un ejercicio de virtuosismo sin rival, al menos en el mundo de la prensa. Y es bello: sus formas elegantes y sinuosas con certeza hicieron que la mayor parte de los lectores del ‘The New York Times’ se detuviesen intrigados en la página donde fue publicado.

¿Pero qué sucedió luego? Sospecho que provocó confusión y subsiguiente frustración, en general. Sucedió conmigo: incluso para alguien con experiencia en el ramo resulta innecesariamente difícil extraer significado de esta presentación.

En esto radica mi desacuerdo con el jurado: por querer reconocer la innovación y el riesgo (lógica aspiración), otorgaron el título de "mejor del año" a un trabajo que no tiene lugar en las páginas de un diario generalista, sino en las de una publicación especializada, un scientific journal, o una revista para hooligans de la estadística (y con reservas).

Lo peor no es eso, sin embargo. Lo peligroso es que el narcisismo tecnófilo que este gráfico destila será muy contagioso debido al prestigio del ‘The New York Times’ a que los premios Malofiej siempre han sido una inspiración para la industria, y han popularizado tendencias. Muchas veces para bien; otras, justo es reconocerlo, para mal.

Hay precedentes de este tipo de contagio: la expansión de los gráficos de burbujas, tantas veces usados para fines equivocados. Es de esperar que en los próximos meses asistiremos a una invasión de formas visuales de aspecto chocante, después de que se haya interiorizado el mensaje de que para estar a la moda es necesario presentar los datos de la manera más enrevesada posible, siempre que sea con el pretexto de usar alguna herramienta de última generación.

¿Cómo combatirla? Con sentido común. Lo primero es facilitar la vida del lector. Sólo cuando este primer fin ha sido cumplido es cuando podemos permitirnos ser originales, o poner en práctica el nuevo artefacto tecnológico o conceptual recién aprendido.

Es imprescindible que continuemos importando formas gráficas de publicaciones que nada tienen que ver con el periodismo, no hay duda; que investiguemos, como ha hecho el 'The New York Times' en esta ocasión, pero no podemos olvidar a quién nos dirigimos si trabajamos en un diario o revista de información general: no a audiencias especializadas a las que podamos suponer un sólido conocimiento de los códigos usados para plasmar los datos, sino a públicos variados.

Es necesario desafiarlos, sí, no tratarlos como a débiles mentales a base de descender por sistema al mínimo común múltiplo, pero sin ir demasiado lejos demasiado rápidamente. Si ni siquiera un profesional puede obtener un mensaje claro de un gráfico, ¿cómo lo va a conseguir alguien sin formación en comunicación visual?

Alberto Cairo in ‘Infografía, Diseño y Periodismo Visual’

Sem comentários: